Ossobuco y risotto, un plato único en Milán

Ossobuco y risotto, un plato único en Milán

Cortar los bordes de los oxibuchi, para que no se enrosquen en la cocción; harinarlos abundantemente, enrollarlos y dorarlos en una sartén con 30 g de mantequilla y un diente de ajo triturado con la piel, que luego se eliminará.
Deje que sazonen por 3-4′ a cada lado, luego báñelos con medio vaso de vino, sal y pimienta, cúbralos con una tapa y cocínelos durante 1 hora y 10′ aproximadamente, remojando la carne ocasionalmente con un poco de caldo.
Mientras tanto, picar un penacho de perejil con medio diente de ajo pelado y la corteza de un limón entero (remolata).
Comience a preparar el risotto unos 20 minutos antes de que la carne esté cocida: dore la cebolla picada en una cazuela con la médula picada, tueste el arroz y mezcle con un poco de vino blanco.
Cocer el risotto en unos 16-18′, añadiendo poco a poco unos 900 g de caldo, añadiendo en los últimos minutos un sobrecito de azafrán derretido en un cucharón de caldo.
Añadir la gremolata al oxibuccus después de cocinar. Revuelva el risotto con un butternut y 30-40 g de queso parmesano rallado. Servir el risotto con los oxibuts, completando con su sugerencia de cocción.

  • 4 personas

  • 1 hora

  • Medio

null

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *